lunes, 7 de junio de 2010

Skay Beilinson en Argentinos Jrs.: eterno peregrino / Rolling Stone digital


Skay Beilinson. Foto de José Luis García.


El guitarrista presentó ¿Dónde vas? en el estadio cubierto Malvinas Argentinas. Crónica y fotos.

¡Leven anclas! Desde el estadio cubierto Malvinas Argentinas, en pleno barrio de La Paternal, zarpa el barco tripulado por el capitán Beilinson y sus marineros (Oscar Reyna en guitarra, Topo Espíndola en batería, Claudio Quartero en bajo y Javier Lecumberry en teclados). El violero saluda al público sin mediar palabra y entrega el riff de "La bestia pop" (el que cita a Adam & the Ants) como bienvenida. Gafas negras, pañuelo rosa en la frente y Gibson SG entre las manos: todo listo para partir. El viaje arranca con tres temas de La marca de Caín (2007) al hilo: "Arcano XIV", "Tal vez mañana" y "Los caminos del viento". Clima favorable. Las aguas están tranquilas. Sonido nítido, base sólida y un guitar hero exquisito.

Soplan fuerte las novedades, arriban los primeros temas de ¿Dónde vas?, su flamante cuarto disco, suerte de bitácora de viaje hecha canciones. Brillan "Suelo chamán", "Aves migratorias" (con intro grunge, entre Nirvana y Peligrosos Gorriones), "La rueda de las vanidades" y "Territorio caníbal". Todas bien recibidas y pogueadas como corresponde. "Una canción para los eternos peregrinos", anuncia Skay antes de cruzar A través del mar de los Sargazos (su debut solista) con "Astrolabio". Y canta: "¡A navegar el silencio! ¡A navegar tempestades! Con la proa en el norte y la cruz en el sur". Clarísimo.

Primera parada de la travesía. Descanso de 10 minutos. Skay y los seguidores de la diosa Kali vuelven a embarcarse para "La Luna en Fez" (con Gastón Lamas, de Ojos Locos, como invitado) y "En el camino". El capitán gira el timón y cambia el rumbo. La embarcación se desborda con "El pibe de los astilleros" (todos a babor) y "Ji ji ji" (todos a estribor). Los dos clásicos ricoteros suben la marea y encienden al público feligrés, que incluye al Tete de La Renga y a los chicos de El Bordo camuflados en la platea. Después le siguen "Tarde de lluvia" (Manal + Pink Floyd), "Flores secas" y "El golem de Paternal" (nunca mejor momento).

Último tramo, vamos llegando a destino. Para los bises quedan "Ángeles caídos" (tocayo de Attaque 77), "Lágrimas y cenizas" y el cierre de la mano de "Oda a la sin nombre", lo más cercano que tiene Skay a un hit solista, teniendo en cuenta que ni siquiera tiene videoclips rotando. "¡Olé, olé, olé, Flacoooo, Flacoooo!", brama la gente: aunque sepamos que "Flaco" hay uno sólo en el rock argentino, el grito obliga a que el sobrenombre de Spinetta esta noche (y muchas otras más) sea compartido. El show llega a buen puerto y los tripulantes se despiden. Fin del recorrido.

Por Nicolás Igarzábal
FUENTE

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada